Calabazas

Paco Monfort - 247 visitas

El : ¿Te puedo invitar a una copa?
Ella: Gracias, prefiero que me des el dinero.

El: ¿Te molesta que fume?
Ella: Ni siquiera me molestaría si estuvieras ardiendo.

El: ¿Cómo es que eres tan guapa?
Ella: Me dieron también lo que te correspondía a ti.

El: Podría hacerte muy feliz.
Ella: ¿Cómo?¿Ya te vas?

El: ¿Qué dirías si te dijera que te casaras conmigo?
Ella: Nada, no puedo hablar y reír al mismo tiempo.

El: ¿Te apetece una buena peli?
Ella: Ya la he visto.

El: ¿Dónde has estado toda mi vida, preciosa?
Ella: Escondiéndome de ti.

El: ¿Esta silla está libre?
Ella: Sí, y la mía también si te sientas.

El: Tu cuerpo es como un templo.
Ella: Pues hoy no hay misa.

pie_pagina

Copyright