La viejita tenía razón

Gustavo Vera - 372 visitas

Un payes va a lo del mecánico para que le arregle la furgoneta. Como no iban a poder arreglarla en seguida, decide volver caminando a su finca, que no quedaba lejos. Por el pueblo se detiene en la ferretería a comprar un cubo y un bote de pintura. Luego pasa por la carnicería y compra 2 pollos y una pierna de cordero. Pero al salir de la carnicería se da cuenta de que tenía un problema: cómo llevar a su casa todo lo que había comprado.
Mientras se rasca la cabeza se le acerca una ancianita que le pregunta:

-"¿Me podría decir como hago para llegar a la finca de los Rodríguez?"

El hombre le contesta: "
-Bueno, mi finca está muy cerca de la de ellos. Con gusto la acompañaría hasta allá pero no puedo llevar todas estas cosas que compre".

La viejita le dice:
-"¿Por que no pone el bote de pintura en el cubo, agarra el cubo con una mano, se pone un pollo debajo de cada brazo y lleva el cordero con la otra mano?"

-"¿Sabe que tiene razón?" -contesta el hombre, y empiezan a caminar.

A los cinco minutos el hombre le dice:
"Agarremos un atajo que pasa por ese monte. Así nos ahorramos bastante camino".

La viejita lo mira cautelosamente y le dice:

-"Yo soy una viuda solitaria sin marido que me defienda. ¿Como sé yo que Ud., cuando entremos al monte no me va a poner contra un árbol y me va a violar?"

El hombre le dice:

-" ¡Dios santo señora!! Estoy cargando un cubo, un bote de 5 litros de pintura, dos pollos y un cuarto de cordero. ¿Me quiere decir como hago yo para ponerla contra un árbol y violarla?"

A lo que la viejita responde:

-"Ponga el cordero en el suelo, tápelo con el balde, ponga la pintura encima del cubo y yo le sostengo los pollos".

pie_pagina

Copyright