Peeling

De manera natural, la piel realiza su descamación cada 28 días, pero con la edad este proceso se vuelve más lento. De esta forma, las células muertas no se eliminan sino que siguen en la superficie y da a la epidermis un aspecto más envejecido, áspero y con más impurezas como puntos negros, espinillas, además de arrugas, manchas y surcos que aparecen en mayor medida con el paso de los años. Acelerar el proceso de regeneración de la piel es positivo para mejorar su aspecto y que esta luzca más saludable, suave y limpia.

Entre las técnicas orientadas a mejorar el aspecto de la piel dañada o fotoenvejecida, el peeling supone una de las mejores alternativas por su grado mínimo de invasión, la rapidez de la recuperación de la dermis y los buenos resultados que ofrece.

Los beneficios del peeling

Minimiza arrugas finas y poros dilatados.
Disminuye o elimina manchas o hiperpigmentaciones.
Mejora y corrige las secuelas de acné, las imperfecciones, cicatrices y las marcas.
Acelera el proceso de regeneración de la piel, promoviendo el recambio celular y la eliminación de imperfecciones.
La epidermis será más permeable a todo tratamiento que se realice a continuación.
pie_pagina

Copyright